0

Cómo secar zapatos de cuero y botas de seguridad

¿Te pescó la lluvia? ¡No te preocupes! En este artículo te decimos cómo secar zapatos de cuero de forma segura para que los puedas seguir utilizando.

Primero que nada, sé paciente y no expongas tus zapatos de cuero al calor directo. Esto incluye secadoras de ropa, calentadores, secadoras para el pelo, luz solar y fuego directo. El calor suele debilitar los adhesivos utilizados en los zapatos y puede llegar a hornear la capa superior del cuero, lo cual puede debilitar, encoger o incluso crear surcos en la superficie del zapato. Los surcos causados por el calor directo no son posibles de remover, por lo cual es muy importante evitar que aparezcan.

Si se mojaron tus zapatos por completo, es necesario secarlos con una toalla lo más pronto posible. Es importante que seques tanto el exterior como el interior del zapato con esta toalla. Lo ideal para secar las botas y zapatos de cuero son las habitaciones secas y con temperatura normal. El tiempo normal para secar un par de zapatos varía de dos horas hasta dos días en el caso de las botas más gruesas.

En caso de tener poco tiempo para secar el zapato de forma natural, es necesario retirar cualquier tipo de plantilla que se utilice en el zapato y secarla aparte. Para acelerar un poco el proceso, se pueden colocar las botas y zapatos en un rack zapatero frente al flujo del aire de un ventilador. Otro método para secar más rápido consiste en colocar periódico dentro de cada zapato e irlo cambiando cada hora.

Si vas a guardar por mucho tiempo las botas o zapatos que secaste, asegúrate de hacerlo en lugares secos y de temperatura normal. Recuerda que el frío y el calor extremo afecta a todo tipo de cuero y que la humedad es el peor enemigo del calzado de piel.

Una vez que el calzado esté seco, es posible que el cuero luzca pañoso o incluso mate. Es por ello que es necesario colocar acondicionador de cuero al zapato ya seco, o en su defecto bolearlo con una cera neutra.

La temporada de lluvias no debe significar el fin de tus zapatos de cuero. Si vives en un lugar muy húmedo considera utilizar botas de lluvia mientras caminas afuera y carga tus zapatos de piel aparte. Si esto no resulta práctico considera impermeabilizar tus botas desde nuevas, para que así el tiempo de secado sea mucho más corto.

velazis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *