0

Cómo funcionan las suelas antiderrapantes

Las caídas y tropiezos son uno de los accidentes más comunes en los espacios de trabajo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (2011), la pérdida del equilibrio es la segunda causa más frecuente de muerte accidental únicamente superada por los choques automovilísticos.

De acuerdo con un reporte del Buró de Trabajo de EUA, el sector de mayor riesgo de caídas es el farmacéutico.  Superficies grasosas, pisos desiguales y los derrames de líquidos son alguno de los factores de riesgo.

Las pérdidas de equilibrio son causadas por una falta de tracción entre la suela del zapato y el piso.  Este agarre es medido mediante el Coeficiente de Fricción (COF), el cual se recomienda sea superior a 0.40.

Algunas formas para mejorar la tracción del piso consiste en evitar el uso de losetas resbaladizas y colocar guías de papel lija. Sin embargo, es mucho más efectivo asegurarse de que los empleados utilicen zapatos que tengan suelas antiderrapantes.

Las suelas de este tipo están elaboradas con poliuretano o compuestos de hule. Las mejores suelas dispersan líquidos como aceites y grasas a través de canaletas en los zapatos, permitiendo que la suela toque el piso y el empleado tenga una mejor fricción. El diseño y la profundidad de estas canaletas es muy importante, por lo que hay que renovar el calzado conforme se vaya gastando su suela. La forma para determinar el tiempo de vida del zapato consiste en revisar que la suela esté recta, no muestre deformidades y esté en paralelo con el piso.

Es muy importante que los zapatos antiderrapantes estén bien abrochados y con las agujetas cortas mientras se utilizan. Un calzado bien atado previene torceduras en el pie y disminuye el riesgo de tropiezos. Muchos empleados prefieren mantener sus botas flojas por comodidad, por lo que es necesario informarle de opciones seguras para tener cómodos a sus pies como utilizar plantillas de soporte o amarrar sus agujetas al estilo militar.

Aunque es común encontrar calzado antiderrapante en las tiendas, generalmente son modelos comerciales que no soportarán las prolongadas jornadas de trabajo. Por tal motivo es necesario invertir en modelos que estén diseñados para ser utilizados frecuentemente por largos espacios de tiempo.

El uso de suelas antiderrapantes  ayuda a evitar caídas, lo cual disminuye las incapacidades pagadas y los días laborales perdidos de este tipo de accidentes. Por tal motivo, utilizar zapatos antiderrapantes en zonas de trabajo debería ser una medida de seguridad básica como lo son el utilizar cinturones de seguridad en vehículos en movimiento y cascos en zonas de construcción.

velazis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *