0

Cómo evitar el mal olor en las botas de seguridad

¿Tus zapatos huelen mal? No te preocupes, de seguro en tu alacena tienes todo lo necesario para quitar el mal olor en las botas. A continuación enlistamos algunos métodos que regresaran a tus zapatos a la frescura del primer día.

Aire

La prevención es la mejor solución para los males, y en este caso no es la excepción. Recuerda que airear tus botas es clave para evitar que se humedezcan por dentro y emitan malos olores. La mejor técnica para airearlos es ponerlas al revés y sin las cintas sobre un rack especial para botas.

Debido a que airearlas bien toma tiempo, considera comprar un segundo par de zapatos para el trabajo. De esta manera podrás ir alternando entre un par y otro teniendo la completa seguridad de utilizar un zapato seco y fresco.

Periódico

Si no tienes un rack para botas, coloca periódico enrollado por dentro de tus zapatos. Déjalos reposar toda la noche y en la mañana podrás utilizar tus zapatos como de costumbre.

Bicarbonato en seco

En una bolsa plástica coloca bicarbonato. Pon en cada zapato más bicarbonato y mételos dentro de la bolsa. Después de un día sácalos y si todavía huelen mal, repite el proceso.

Bicarbonato, jabón de trastes y peróxido

SI tienes tiempo para lavar tus botas, considera hacerlo con un baño de bicarbonato, jabón de trastes y peróxido. Esta mezcla no sólo removerá manchas, sino que también eliminará olores y dejará un aroma fresco.

Será necesario que las dejes secar a la sombra y en un lugar seco para evitar que se destiña la piel o tela de tus zapatos. No los seques en la secadora, ya que pueden dañar el tambor de este aparato.

Vinagre

El vinagre blanco es un excelente removedor de olores. Lava de vez en cuando tus zapatos y enjuágalos con vinagre disuelto en agua. Si el olor del vinagre te molesta, deja airear a tus zapatos secos y limpios por una noche.

Alcohol

No hay nada más efectivo para eliminar las bacterias del mal olor que el alcohol. Para el uso cotidiano utiliza un aspersor con partes iguales de agua y alcohol. Si tus botas estuvieron guardadas por mucho tiempo o el hedor es extremo, considera sumergirlas en un baño de alcohol antes de lavarlas. Recuerda que el alcohol es sumamente flamable, por lo que deberás ser precavido mientras las lavas y tendrás que enjuagarlas muy bien.

Recuerda que los malos olores también se pueden evitar cambiando de calcetines una vez al día y colocando talco desodorante. Ten la confianza que al seguir estas recomendaciones, tus zapatos se mantendrán limpios y frescos por más tiempo.

velazis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *