0

Cómo descansar los pies después de trabajar

No hay nada más placentero que descansar los pies y quitarse los zapatos después de una larga jornada laboral. A continuación se presentan algunas recomendaciones que ayudarán a prevenir lesiones por el uso o cuidado inadecuado de nuestros pies mientras trabajamos.

Elegir el par de zapatos correcto

Escoger el par de zapatos para el trabajo no debe ser únicamente una cuestión de moda. Es necesario considerar el soporte que el arco de nuestros pies recibe de la plantilla del zapato, lo cual evitará que se canse rápidamente. Si se labora en almacenes o lugares peligrosos, es vital utilizar botas industriales manufacturadas con ese fin ya que protegerán mejor al pie.

Estirar las piernas durante y después del trabajo

Durante la jornada laboral se deben realizar estiramientos que mejoren la circulación de la sangre en las piernas y los pies. Flexionar las puntas de los pies arriba y abajo y elevar los talones de pie son algunos de los ejercicios simples que se pueden realizar cada hora para descansar las plantas. En caso de que se esté de pie todo el día, será necesario pasar el peso de una planta a otra para alternar el esfuerzo realizado por las piernas.

Una vez que se termine de trabajar y se esté en casa, es necesario mantener las piernas elevadas por diez o quince minutos para que se descanse por completo la parte inferior del cuerpo.

Aplicar compresas

Para descansar más los pies, es recomendable aplicar compresas frías y calientes en las áreas que se sientan tensas. Otra buena opción es remojar los pies en un baño de agua caliente o con sales de Epsom, lo cual ayudará a relajar los músculos más rápido.

Realizar masajes

Antes de dormir también se puede masajear a los pies utilizando mentol o una loción refrescante. Otra forma de masajearlos es tomar una pelota de tenis o béisbol y  pisarla mientras se está sentado, lo cual ejercerá una cómoda presión que podemos ir manejando moviendo el pie.

Utilizar calcetas y zapatos para relajar los tendones

Es recomendable tener zapatos de descanso en casa, los cuales permitan que nuestros pies sean consentidos tras una larga jornada. Ya sean calcetas o pantuflas, es importante que este calzado brinde un apoyo suave y cómodo.

Si se siguen estos consejos, podrás tener la certeza de que tus pies se recuperarán más pronto del estrés diario y evitarás la formación de incómodas callosidades o dolorosas lesiones.

 

velazis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *