0

Cómo crear una cultura corporativa sana

Una empresa se distingue de las otras por aspectos tanto externos como internos. Estamos más despiertos a cómo buscan ser percibidas las empresas, que utilizan la publicidad y mercadotecnia para crear historias sobre la marca, que a lo que las mismas no dicen. La cultura corporativa de las empresas habla por sí sola.

Es cierto que el trabajo no es el lugar para hacer amigos, pero hay una gran diferencia en los niveles de productividad en las empresas donde sus empleados están orgullosos de su trabajo, lo hacen con entusiasmo y además están al servicio de los demás. Crear este tipo de armonía no sucede fácilmente; es un trabajo constante que tiene muy diversos factores. A continuación se ofrece un cuestionario rápido para identificar los problemas en su cultura corporativa.

1.¿Cuáles son los valores de mi empresa?

  1. ¿Cómo se benefician los trabajadores al seguir los valores de la empresa?
  2. ¿Cómo incentivo a los trabajadores cuando actúan conforme a los valores?
  3. ¿Cuáles son los canales en los que los empleados se sienten seguros dando retroalimentación?
  4. ¿Cómo es recibida la retroalimentación de los empleados?

Respondiendo estas cinco preguntas podrá identificar fácilmente qué valores son los que está comunicando, cómo los entiende el trabajador, cómo reacciona ante ellos y cuál es la ruta a seguir cuando exista un conflicto. Los valores deben orientar cada actividad de la empresa, deben estar en cada intención del empleado, pues es lo que generará la lealtad necesaria para lograr un mejor rendimiento y mejores resultados.

Así mismo, existen formas de atacar estos problemas de manera asertiva. La Organización Mundial de la Salud emite cinco claves para lograr una cultura sana.

  1. Participar en el debate con acciones contundentes
  2. Involucrar a los trabajadores junto a sus representantes
  3. Llevar las discusiones de forma ética, sin dañar a nadie
  4. Hacer movimientos estratégicos para lograr metas específicas
  5. Tener siempre como prioridad el beneficio común por encima de la comodidad.

 

velazis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *