0

Accidentes laborales más frecuentes y cómo evitarlos

La seguridad en el área laboral no es responsabilidad solamente de algunos cuantos. Si bien se piensa en medidas de seguridad para las áreas de mayor circulación o peligro, también es cierto que las áreas comunes suelen generar problemas con más frecuencia pues no se les reconoce como peligrosas. Estos son los accidentes laborales más frecuentes y cómo evitarlos:

  1. Caídas al mismo nivel: es el factor más frecuente. Se produce por distracción, caída o choque. Se puede evitar teniendo el lugar de trabajo limpio y señalado correctamente.
  2. Caídas de altura: las escaleras son un gran riesgo en oficinas. Usar el calzado adecuado, además de realizar la limpieza en horarios de poco movimiento pueden ayudar a disminuirlo.
  3. Descargas eléctricas: no solamente en las áreas de taller, sino en los escritorios de oficina. La estática de los aparatos genera descargas. Se recomienda secar las manos al utilizar aparatos eléctricos y no desconectar o conectar cables a la fuerza.
  4. Corte y picadura: puede suceder con una lámina o una hoja de papel. La limpieza es fundamental, además de manipular los objetos de oficina con cuidado.
  5. Golpes: los muebles y sillas de oficina representan obstáculos que deben tomarse en cuenta. Utilizar aseguradores, cierres o broches para fijarlos puede reducir accidentes.
  6. Incendios: se generan en el área de comida o en planta. Es importante reforzar las medidas de seguridad, designar espacios para fumadores y contar con simulacros de emergencia.
  7. Portazos: las puertas de distintos materiales o funcionamientos pueden generar accidentes. Se debe rotular las puertas de vidrio, tener topes de seguridad para las puertas pesadas y mantener cerradas las puertas que representen lugares peligrosos.
  8. Sobre esfuerzos: se generan cuando se requiere de una actividad pesada para la que no se tiene preparación. Mover muebles, cargar cajas o recibir paquetes debe hacerse con una persona capacitada, nunca tomarlo a la ligera.
  9. Estrés físico: relacionado a estar mucho tiempo de pie o sentado, provocando daños en la postura. Es recomendable preparar el lugar de trabajo de tal forma que se pueda estar cómodamente, respetando la distancia entre la visión y el monitor, o el área de acción. Hacer estiramientos puede ayudar también.
  10. Estrés mental: el exceso de trabajo, la presión innecesaria o las expectativas inalcanzables son todas precursoras de ansiedad. Debe fomentarse una cultura laboral sana, con descansos y prestaciones para la comodidad del empleado.

 

velazis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *